Mi prótesis 3D me hace parecer un superhéroe, no una persona normal

Las prótesis hechas con impresoras 3D comienzan a ser noticia, principalmente porque permiten mostrar avances considerables en la calidad de vida de las personas que las utilizan. Su uso está pensado únicamente como algo que complementa el desarrollo físico de quienes la utilizan, sin embargo sus alcances se antojan mucho mayores al encontrar niños y niñas que ya no quieren ser “normales” y sí un súperhéroe gracias a las características de estas prótesis.

En este texto nos introducimos en el mundo de las impresoras 3D y cómo realizan el tan novedoso proceso que las tiene en boca de todos, además de los beneficios económicos que supone al fabricar estas herramientas con un costo verdaderamente bajo. Todo este camino nos lleva a plantear que una prótesis 3D va mucho más allá de un simple tratamiento y busca generar un impacto social mayor al dotar de una nueva identidad a sus usuarios.

¿Cómo funcionan las impresoras 3D?

Las impresoras 3D son utilizadas principalmente en campos profesionales como la arquitectura y el diseño industrial, aunque recientemente la medicina se ha unido a ellos. Esencialmente la impresión 3D es materializar un archivo en tres dimensiones, el cual puede crearse desde cero u obtenerse de un diseño encontrado en Internet. Debe tratarse de un archivo .CAD que puede imprimirse en su versión .STL (monocromático-blanco y negro) o .VRML (a color).

Hay 2 tipos de impresoras 3D: de tinta y láser. Éstas imprimen el archivo capa a capa, pues primero se expulsa un polvo de manera horizontal que funciona como soporte para la pieza (la totalidad de la impresión no requiere un soporte extra); el proceso se repite hasta que se obtiene el producto deseado.

Las impresoras 3D surgen de un proyecto originado en el MIT (Massachusetts Institute of Technology) y por su alto costo de producción aún no puede considerarse una tecnología de consumo, es decir, todavía no existe la posibilidad de tener una en casa.

Prótesis hechas con impresoras 3D que transforman vidas

Lo primero que debe resaltarse en el caso de las prótesis hechas con impresoras 3D es el bajo costo que implica su realización, lo que ya supone una transformación de vida. Una prótesis fabricada de manera tradicional eleva el precio de adquisición con un costo que ronda entre los 20 y los 30 mil dólares, mientras que una fabricada con la tecnología de una impresora 3D está valuada en no más de 200 dólares. Este no es un dato menor, considerando que la mayor parte de personas con discapacidad viven en situación de pobreza.

Dos ejemplos representativos de lo anterior se encuentran en proyectos de latitudes lejanas entre sí como Argentina y Sudán, pero que comparten el sentido de la transformación social. Las historias de las víctimas de la guerra en Sudán originaron el Project Daniel, realizado por Not Impossible Labs, el cual se encarga de fabricar prótesis para personas que perdieron alguna extremidad producto de los bombardeos. En el Cono Sur, Gino Tubaro fabrica prótesis para niños, las cuales cuentan con elementos desarmables que permiten adecuarse a las necesidades de cada usuario.

Las prótesis hechas con impresoras 3D permiten que las personas puedan realizar diversas labores que van desde actos sencillos como levantar los cubiertos para llevarse el alimento a la boca, hasta algunos más complejos como lanzar objetos a largas distancias. Su proceso de fabricación aún se encuentra en fase embrionaria, aunque se destaca su elaboración colaborativa pues la información para este procedimiento es pública y existen diversas librerías para descargar archivos que resulten útiles según sea el caso.

Más que una nueva extremidad, una nueva identidad

Se ha vuelto común encontrar historias sobre personas con prótesis hechas con impresoras 3D en las que se resalta la era tecnológica bondadosa en la que vivimos. Si bien es fundamental el papel que la ciencia y los desarrollos de la tecnología juegan en estos relatos, lo cierto es que el aporte se traslada también a lo social con una interesante forma de inclusión a través de la identidad.

El portal Broadly, enfocado en la difusión de noticias e historias desde la perspectiva de género, rescata la historia de una mujer joven universitaria que relata sus noches de fiesta y la forma en que socializa a partir del uso de una prótesis con las características ya mencionadas. Mientras tanto, en Colombia comienza a ser visible la iniciativa de un fab lab que fabrica prótesis con motivos de superhéroes y superheroínas para la infancia de la nación sudamericana.

Evento de Fabrilab. Fotografía tomada del perfil de Facebook del laboratorio

Se dejan de lado conceptos como la normalidad y el género binario (hombre-mujer)

¿Qué tienen en común estas historias además del factor tecnológico? Que la inclusión social se desarrolla a partir de la identidad. Los testimonios de niñas y niños colombianos a los que les es implantada esta prótesis muestran cómo cambia considerablemente la percepción que tienen de ellos mismos, pues dejan de lado conceptos como la normalidad y el género binario (hombre-mujer) para convertirse en superhéroes.

La mujer joven universitaria que sale de fiesta confiesa que es mucho mejor socializar con la prótesis 3D porque la convierte en un cyborg, situación que incluso es compatible con su identidad como queer. Ambos casos coinciden en que la atención del resto de la sociedad se centra en la experiencia de vida con una prótesis y no en la condición con la que viven o los motivos por los cuales les fue amputada una extremidad.

¿Estamos ante una nueva identidad de género? Es muy pronto para saberlo y faltan más estudios al respecto, lo cierto es que la producción de prótesis 3D contribuye a algo más que la mejora tecnológica en la calidad de vida de una determinada persona, le permite re-configurarse como un nuevo ser que olvida la normalidad que demanda una sociedad homogénea, abandona cualquier clase de estética reinante, y le otorga la única condición que debe tener: la de ser humano. Porque tener una prótesis los deja contar su historia antes de que los demás prefieran suponerla o descalificarla.

Al igual que la impresión 3D, esta aparente nueva identidad está en fase primaria. Resulta fascinante el descubrir el rumbo que tomará y los alcances que pueda lograr, mientras tanto alegrémonos por el hecho de saber que cada vez hay más gente que puede disfrutar de los avances de la tecnología y demandemos a los gobiernos más fondos para la investigación científica, sirve de mucho y sirve a muchos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.