En Atypical de Netflix, lo de menos es el autismo

Atypical, la serie de Netflix que cuenta la historia de un joven con autismo, presenta en su primera temporada la relación que existe entre discapacidad, familia y entorno. Aunque la trama logra envolver al espectador, gracias a su manejo de la comedia negra, existen algunos puntos importantes que deben afinarse rumbo a la segunda temporada.

Es común encontrar en proyectos audiovisuales en los que la discapacidad aparece, ya sea en series o películas, tramas próximas a la emotividad y los mensajes moralinos que inspiran a la construcción de un mundo mejor y más incluyente. Basta recordar éxitos cinematográficos como Rainman o Forrest Gump en las que los protagonistas sufren una serie de vejaciones, pero al final se convierten en héroes de su propia historia y contagian a su alrededor a imitarlos. Esto no sucede en Atypical y francamente se agradece.

La nueva serie de Netflix cuenta la historia de Sam (Keir Gilchrist), un adolescente que está en pleno despertar sexual y busca salir al mundo en busca de una relación amorosa. Sam vive con autismo y eso le genera una dinámica familiar y social poco usual para el ojo común, pero bastante cotidiana para cualquiera que viva y conviva con una condición como el autismo. La serie tiene un importante acierto al mostrar, desde la comedia negra, cómo la transición entre el mundo sin discapacidad y el que vive con una está a un solo parpadeo, es decir, basta abrir bien los ojos para darse cuenta de que existe, que no es malo y que todo puede seguir de manera tradicional, claro, con pequeños ajustes. Dentro de ese mundo se encuentran sus padres Elsa y Doug, interpretados por Jennifer Jason Leigh y Michael Rapaport, considerados por algunos críticos como los protagonistas de la peor subtrama de la historia. No estoy de acuerdo con ello.

En una escena de Atypical (Netflix), Jennifer Jason Leigh (Elsa) y Michael Rapaport (Doug)

Sí que es verdad que sorprende la actitud de los padres ante sus propios problemas, más allá de las decisiones que toman con respecto al desarrollo de sus hijos, pero me parece justo que se le confieran elementos de imperfección a estos personajes. Ambos se muestran preocupados por el vuelco que la vida Sam está a punto de dar al permitirse enamorarse y tener relaciones sexuales (tal y como lo desea él mismo), pero tienen sus propios miedos y deseos que han sido reprimidos debido a que se han dedicado a ser solamente los padres de sus hijos. Coincido con el resto de la crítica en cuanto a que fue un error terminar la primera temporada con esta parte de la historia, que no es relevante para el desarrollo entero de Atypical, pero que probablemente tenga una justificación en la segunda temporada.


Te puede interesar: Barron Trump y el autismo, una noticia que no deberíamos dar


El mundo exterior, ese del que los padres de Sam han tratado de mantenerlo a salvo, se encuentra representado de manera bastante irónica y muy similar a lo que puede encontrarse cualquier persona con discapacidad en su vida: la hermana menor de Sam, Casey (Brigette Lundy-Paine), quien adquiere funciones de hermana mayor y ejerce protección sobre su hermano; el amigo Zahid (Nik Dodani) que no tiene mucha idea de lo que vive una persona como Sam, pero acata las reglas que de esta condición se desprenden para llevar una amistad plena; y las personas con discapacidad por asociación, es decir, esos ciudadanos “buenaondita” que creen entender lo que es vivir con una determinada condición de vida, tal y como sucede con el racismo y la afrodescendencia en la película Get Out. Esta última característica se le confiere a Paige (Jenna Boyd), la novia de Sam.

existen ciertas inconsistencias Atypical, por ejemplo la ausencia de más personajes con autismo o cualquier tipo de trastorno del espectro autista

Pero uno de los personajes que llamó mi atención fue Julia (Amy Okuda), la terapeuta de Sam. Es importante esta trama porque es la que detona la historia de esta temporada y, al mismo tiempo, la que ayuda a cerrarla. Julia se presenta al exterior como una terapeuta brillante y joven, pero su vida interior es bastante más compleja que la de Sam o cualquiera de otros pacientes. Ya en otras series de Netflix es posible ver viajes profundos a las vidas de los expertos en ciencias de la mente y las emociones, de manera cómica en Unbreakable Kimmy Schmidt y en una forma más perturbadora en la recién cancelada Gypsy. Dotar a este personaje de su propia vida y no solamente ser una parte de la de Sam es un acierto poderoso para la historia en su totalidad, especialmente por la relación que se desarrolla entre Julia y el adolescente.

Sin embargo existen ciertas inconsistencias en la historia, por ejemplo la ausencia de más personajes con autismo o cualquier tipo de trastorno del espectro autista. Ya en la creación de Julia, el muppet de Plaza Sésamo encargado de explicar el autismo a sus espectadores, se advertía que podía mandarse un mensaje erróneo sobre esta condición de vida si el discurso parecía absoluto y totalitario. Esto pasa en Atypical, al ser Sam el único personaje con autismo puede parecer que sólo sus características son las que definen a todas las personas con autismo y no hay nada más equivocado. No existe un contrapeso para mostrar las diferencias entre varios posibles casos, además no se menciona la relación que suele desarrollarse entre personas con discapacidad aún si su diagnóstico no es el mismo (una persona con Síndrome de Down y una con parálisis cerebral, por ejemplo), eso es común en la vida real pero no en el mundo de Atypical.

Se habla de la burla, pero no de la segregación y mucho menos de la discriminación. Es posible que Estados Unidos tenga una historia de mayor desarrollo con respecto a la discapacidad si se compara con la de México o el resto de naciones del continente americano, pero eso no quiere decir que no existan casos de discriminación o bullying por vivir con autismo. Hay algunas escenas que intentan acercar al espectador a este tema (unos compañeros de escuela se burlan de Sam), pero se quedan justo en la superficie y queda claro que los guionistas quisieron voltear hacia un lado distinto que el de la denuncia o el del adoctrinamiento sobre la inclusión social.

En la serie Atypical de Netflix, Nik Dodani interpreta a Zahid, el mejor amigo de Sam

Tal y como dice el título de esta reseña, en Atypical lo de menos es el autismo y eso es bueno o malo según se quiera. Tiene un lado positivo porque cualquiera puede verla sin necesidad de oír un discurso impositivo de inclusión que lo único que produce es todo lo contrario en medio de un constante cuestionamiento sobre la importancia de un tema como la discapacidad ante problemáticas “más graves” en un país como la economía o la política. El público puede reír o conmoverse según lo prefiera, pero se adentra inconscientemente a un mundo que le es ajeno: el del autismo.

La parte negativa radica en que el discurso sobre el autismo puede pasar a un segundo plano si las tramas que rodean al protagonista cobran fuerza, por ejemplo el romance de su hermana con un chico aparentemente rudo o el ya mencionado asunto de los padres con sus propias vidas. Los guionistas se enfrentan a un verdadero problema pues deben comenzar a sacrificar ciertos aspectos de la historia para no olvidar que el protagonista es y debe ser Sam, pues la creadora de este show, Robia Rashid, ha dicho que se trata de un acercamiento agradable al mundo del autismo.

En Atypical queda claro que los guionistas quisieron voltear hacia un lado distinto que el de la denuncia o el del adoctrinamiento sobre la inclusión social

Lo cierto es que es importante que exista una serie como Atypical y más que se desarrolle una segunda temporada que dé lugar a esas tramas que quedaron pendientes o ausentes en la primera entrega, más historias que hagan eco a las voces de las personas que en realidad viven la vida de Sam.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.