Los elevadores del Metro CDMX no llegan al piso de la accesibilidad

El Metro de la CDMX cumple 49 años en medio de demandas de accesibilidad para las personas con discapacidad. En específico, los elevadores destinados a esta población continúan sin servir, son insuficientes o se utilizan de manera inadecuada.

El célebre compositor mexicano Chava Flores escribió la canción “Voy en el metro”, la cual relata las peripecias y obstáculos a los que se enfrenta un capitalino al viajar en el mencionado medio de transporte. En medio de expresiones picarescas y con el peculiar tono de Flores al cantar, los empujones y arrebatos físicos no dejan de ser los protagonistas de una experiencia caótica, pero que es la realidad de millones de mexicanos que transbordan entre estación y estación.

A la ya de por sí complicada travesía deben sumarse nuevos desafíos como el lidiar con comerciantes ambulantes o esquivar pasajeros en los largos caminos hacia la entrada o salida. Pero quienes viven con movilidad reducida o requieren algún apoyo para realizar su traslado (como sillas de ruedas o personas con discapacidad visual, por ejemplo) experimentan algo más que un viaje lleno de anécdotas y se enfrentan a la discriminación de este sistema de transporte, pues directa o indirectamente, obstaculiza su derecho al libre acceso.

Específicamente los elevadores para personas con discapacidad (destinados también a adultos mayores, mujeres embarazadas y personas en situación de vulnerabilidad) registran constantes averías y las demandas de la población en general incluyen señalamientos por la errónea ubicación de los mismos e incluso la obstrucción y uso de éstos por parte de comerciantes que viven en la informalidad.

El Metro de la CDMX se convierte en un laberinto que no tiene salida ni opciones de maniobra. A estas denuncias se suma el mal funcionamiento que frecuentemente registran las escaleras eléctricas, que si bien regalan comodidad para algunos usuarios, en realidad benefician a personas con movilidad reducida o hasta aquellos con padecimientos cardiorespiratorios. La respuesta por parte del personal del Metro es que la queja será turnada al área correspondiente (de mantenimiento), aunque los resultados no se manifiestan de inmediato.

Las carencias del Metro en materia de accesibilidad comienzan a ser visibles para el resto de la población. El 18 de julio de 2018, la cuenta oficial de Twitter de este Sistema de Transporte Colectivo dio a conocer que un grupo de policías ayudó a hombres y mujeres en silla de ruedas para salir de la estación Chapultepec. Lo que pudo interpretarse como una obra solidaria se tradujo en una evidencia de la poca accesibilidad del lugar, así lo constatan las respuestas de los usuarios que señalan la ausencia de mecanismos que permitan la salida autónoma de personas con discapacidad.

La queja recurrente es que los elevadores no funcionan o tienen que buscar al personal adecuado para que abra las puertas de los mismos, el cual se encuentra lejos del punto o desconoce el uso de esta herramienta. Pero usuarios de redes sociales manifiestan que estos espacios también son obstruidos por comerciantes ambulantes que viven en la informalidad, modalidad en la que se encuentran 30 millones de mexicanos según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.


Tal vez te interese: ¿Y si dejamos de creer que la accesibilidad para personas con discapacidad son sólo rampas?


Es común salir de alguna estación del Metro y consumir la variedad de productos que se venden tan sólo al recorrer unos cuantos pasos. Lo que para muchas y muchos es normal en sus impulsos consumistas, resulta una barrera para el tránsito de la población que vive con alguna discapacidad física o motriz, pero además es un asunto de seguridad colectiva pues es ahí donde se reúnen asaltantes o “carteristas”, según testimonios de los usuarios en redes sociales.

La postura del Sistema de Transporte Colectivo Metropolitano ha sido escueta y ambigua con respecto a los elevadores. Sus redes sociales funcionan como escaparate a las denuncias de los usuarios, pero éstos perciben que no hay una respuesta inmediata a las necesidades de la población. Mujeres y hombres de la CDMX siguen reportando averías en estos espacios y prácticas ilícitas que les impiden el acceso al medio de transporte.

Las personas con discapacidad tienen acceso gratuito al Metro de la CDMX, para ello deben tramitar la Tarjeta Libre Acceso. Ésta no tiene costo y puede obtenerse al acudir a un módulo de atención ubicado en la estación Pino Suárez, donde se entrega de manera inmediata al presentar una serie de requisitos (identificación y documentos oficiales). Sin embargo, como ya pudo constatarse, la tarjeta no garantiza que el ingreso al Metro esté libre de obstáculos.

Imagen principal: Sitio Metro CDMX

2 thoughts

  1. Además de que metes queja acerca de las condiciones de los elevadores (limpieza y funcionamiento) y contestan
    muy a la defensiva. Muy buen artículo.

    Me gusta

Responder a Staff Todo Incluido Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .