Así debe ser un aeropuerto accesible

La consulta ciudadana sobre dónde se construirá el nuevo aeropuerto de México dio como resultado la preferencia por la base militar de Santa Lucía, pero este mecanismo de participación ciudadana no estuvo exento de controversia y polémica. Diferentes medios de comunicación y ciudadanos en general reportaron fallas e irregularidades en el proceso y algunas alcanzaron a los usuarios con discapacidad, como la falta de accesibilidad en el sitio web de la consulta.

El nuevo aeropuerto de México debe incluir medidas que garanticen el acceso de todos los usuarios por igual, desde la consulta para conocer su ubicación final hasta en la práctica cotidiana de los ires y venires que se producen en él. Por ello es importante tener en cuenta qué hace accesible a un aeropuerto y cómo puede lograrse para que la única preocupación del viajero sea disfrutar de su destino.

Pero ¿de qué hablamos cuando hablamos de accesibilidad? La Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad define a este concepto como “el acceso de las personas con discapacidad, en igualdad de condiciones con las demás, al entorno físico, el transporte, la información y las comunicaciones, incluidos los sistemas y las tecnologías de la información y las comunicaciones, y a otros servicios e instalaciones abiertos al público o de uso público, tanto en zonas urbanas como rurales”.

Una vez mencionado lo anterior, a continuación se enlistan algunas de las medidas que deben tomarse en cuenta para lograr transitar en un aeropuerto accesible:

Diseño universal

La construcción de rampas es sólo un inicio para garantizar que personas con movilidad reducida puedan viajar adecuadamente. Un aeropuerto accesible debe contar con ascensores, escaleras y materiales informativos adecuados para todo tipo de público, por lo que debe consultarse con expertos las dimensiones y metodologías ideales para lograrlo. El costo se eleva mínimamente, por lo que fácilmente puede hacerse la inversión.

Acceso preferente, no exclusivo

La llegada al aeropuerto y el uso de algunos servicios en él dan prioridad a usuarios con discapacidad (además de algunos otros que también pertenecen a los llamados grupos en situación de vulnerabilidad), por lo que deben adoptarse medidas para garantizar que estos usuarios accedan rápida y efectivamente. Todo esto debe darse en el mismo espacio que transitan todas y todos, crear áreas exclusivas contribuye a la segregación y discriminación.


Tal vez te interese: ¿Y si dejamos de creer que la accesibilidad para personas con discapacidad son sólo rampas?


La información debe ser clara y entendible

La tecnología favorece este rubro, pues además de materiales conocidos como fichas en Braille o pantallas que muestran contenidos fácilmente comprensibles, existen algunas aplicaciones y dispositivos que facilitan el acceso a la información (desde cambios de vuelos hasta pérdida de personas). Un ejemplo es lo que realizó el operador aeroportuario español Aena, con los lazos de inducción en los que se “limpia” el sonido para personas que utilizan implantes cocleares o prótesis derivado de alguna discapacidad auditiva.

El trato humano

La accesibilidad comienza con saber cómo brindarla. El personal y los usuarios en general deben ser empáticos y sensibles ante las necesidades de algunos grupos poblacionales. Para que esto suceda debe evitarse cualquier práctica discriminatoria, como negar la venta de boletos a usuarios con discapacidad, o invadir el paso provocando (más) barreras para el libre acceso.


También puedes leer: Libre acceso: el manual para de la ciudad sostenible


Es importante recordar que la asistencia que el personal de los aeropuertos brinda, es totalmente gratuita y comienza desde la llegada del usuario hasta el abordaje. A partir de ese momento la responsabilidad del servicio corresponde a la aerolínea, la cual también debe incluir políticas sobre accesibilidad durante el trayecto que realicen los pasajeros.

Las personas con discapacidad que requieran algún tipo de asistencia o viajen en compañía de su cuidador o tutor, deben informar sobre esto al aeropuerto con al menos 48 horas de anticipación. Esto permite que el personal se prepare para el servicio, pues el de la aerolínea ya está informado desde el momento en el que se realiza la compra del boleto.

Y tú ¿qué otros aspectos consideras necesarios para garantizar la existencia de un aeropuerto accesible? Cuéntanos tus experiencias de viaje en los comentarios y así se van delineando otras formas de inclusión social para el nuevo aeropuerto de México, sin importar si es en Texcoco, Santa Lucía o si los ajustes se producen en el actual recinto de viajes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.