Julián busca que le ayuden a escuchar

La campaña digital #AyúdameAEscuchar busca reunir fondos para la cirugía del pequeño Julián, quien requiere un implante coclear para oír y además desarrollar el habla. La suma que debe recaudarse supera los 600 mil pesos, mismos que cubrirán el costo de la operación y los procesos que se deriven de ella. El caso de Julián es también un pretexto para ilustrar una arista más de la cultura sorda.

Primero vale la pena aclarar la función del implante coclear. A diferencia del audífono, comúnmente utilizado por personas que pierden gradualmente la audición (como adultos mayores), el implante coclear debe ser colocado mediante una cirugía y tiene componentes internos y externos. Los internos se incrustan en los huesos del oído, los externos son un dispositivo que procesa el lenguaje y una antena.

Julián es candidato a la cirugía en cuestión pues nació con una condición conocida como hipoacusia bilateral, que le impide escuchar los sonidos en ambos oídos. Al igual que el pequeño, las personas con ausencia de audición son ideales para este tipo de cirugía y deben estar preparadas para inscribirse posteriormente en programas que les ayuden a procesar los sonidos, porque el implante no restaura totalmente la capacidad auditiva.

Entonces ¿cuál es su función? El implante coclear convierte los sonidos en señales eléctricas que son enviadas al cerebro, por lo que debe estar alineado con el dispositivo externo a través de unos imanes (colocados también durante la cirugía). Al ser un niño pequeño, el proceso de adaptación de Julián será menos largo que el resto, pues los redes neuronales del sonido y el lenguaje comenzarán su desarrollo.


También te puede interesar: Las personas con discapacidad auditiva son propensas a vivir en depresión


La intervención quirúrgica de Julián no tiene riesgos ni consecuencias, pues el cabello que le será rapado para colocar la parte externa del implante crecerá. Además el tiempo de convalecencia es de 24 horas, tiempo en el que deberá llevar un vendaje para que cicatrice la sutura que se le haga. Las sesiones de programación de lenguaje a las que será sometido, deberán durar por lo menos un año.

Pero este procedimiento genera reacciones diversas, entre ellas las que se pronuncian en contra del implante coclear. Algunas personas sordas, entre ellas jóvenes mujeres y hombres, aseguran que la discapacidad auditiva debe vivirse y asumir las características de ésta. Además se ve como un intento de curación y considerado como parte del esquema médico, que busca la “normalidad” de los individuos.

En todo caso, la decisión de los padres de Julián está basada en el bienestar de su hijo. Así lo demuestran en el video que promueve la donación y la cuenta de Twitter en la que acercan a la población en general la condición del pequeño, un espacio que puede funcionar como información para la próxima persona que busque que la ayuden a escuchar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.