Las preguntas más frecuentes que le hacemos a Google sobre discapacidad

La red acerca el conocimiento a sus usuarios de manera casi inmediata. Datos de la Asociación Mexicana de Internet revelan que el 82% de internautas del país tiene como principal actividad el buscar datos en la web, por lo que puede deducirse que el espacio digital se ha convertido en una fuente de información primaria. Sin embargo, la facilidad contemporánea en la producción de contenidos aún deja la duda de cuán valioso (y racional) es todo lo que aparece en buscadores como Google.

En materia de discapacidad, por ejemplo, es posible encontrar en primer lugar resultados de búsqueda que refuerzan la idea médica o científica de esta condición, dejando en puestos lejanos a las de otro tipo como la social y de derechos humanos. La oportunidad de contraste o análisis de este tema es baja o nula si se toma en cuenta que los internautas prefieren la información de la primera página de Google en un 91.5% y reparten el bajo 8.5% restante en los demás datos que arrojó su búsqueda.

Pero ¿qué buscan las personas en Google cuando se trata de discapacidad? Antes de responder esa pregunta es importante señalar la manera en la que realizan sus consultas. En la población en general existen dudas sobre la manera adecuada de referirse a este tema, por lo que aún es posible encontrar usuarios que utilizan términos en desuso o que incluso resultan ofensivos para el sector de la población que vive con alguna discapacidad.

En la imagen se muestra un gráfico con el número de resultados que arroja una búsqueda simple en Google. Los términos que se utilizan son los habituales para referirse a las personas con discapacidad y resalta que el término “minusválido” aún genera más de 1 millón de sitios que lo mencionan en la red, a pesar de considerarse un concepto discriminatorio por darle “menos valor” a quien vive con algún tipo de condición física, intelectual o psicosocial, por mencionar sólo unas cuantas.

En la imagen se encuentra que la palabra discapacidad es la que más se utiliza para buscar información sobre el tema con 38% y minusválido la menor con 2%
En la imagen se encuentra que la palabra discapacidad es la que más se utiliza para buscar información sobre el tema con 38% y minusválido la menor con 2%. Fuente: Google

En primer lugar aparece el término discapacidad, aceptado por consenso y promovido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a través de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad. Muy de cerca se encuentra el de “capacidades diferentes” con más de 60 millones de resultados de búsqueda, aunque los primeros sitios que lo mencionan buscan hacer énfasis en que se trata de un término que ya no se utiliza para referirse a este sector de la población.

La audiencia en general tiene varias dudas con respecto a este tema y se manifiestan, no sólo en las búsquedas de los términos mencionados con anterioridad, también en una serie de preguntas relacionadas que coinciden en el uso de la terminología correcta, pero también en saber cuáles son las características de algunas condiciones en particular y cómo se distingue a una persona con discapacidad. En la lista que se presenta a continuación se muestran algunas de ellas.

¿Qué es la discapacidad y tipos de discapacidad?

La búsqueda de un usuario común inicia con la definición del concepto discapacidad. Al ejecutar esta acción aparece el significado que da de él la Organización Mundial de la Salud (WHO, por sus siglas en inglés), en el cual se hace hincapié en las deficiencias y limitaciones de una persona que vive con discapacidad y cómo éstas restringen su participación en la vida cotidiana.

Si bien la anterior es una definición que se ubica dentro del ámbito médico o de la salud, contiene también en sus líneas algunos conceptos que vale la pena resaltar. En el sitio web de esta Organización se define a la discapacidad como un “fenómeno complejo” y reconoce que para su estudio es importante concebirla desde la relación del organismo humano (quien vive directamente con alguna condición) y el ámbito social en el que se desarrolla éste.

Sin embargo el primer lugar en los resultados de esta búsqueda lo ocupa el popular sitio Wikipedia, cuya naturaleza es el enfoque colaborativo en su realización. Los autores del concepto prefirieron la definición de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, que es aceptada por la mayor parte de los activistas, y que hace énfasis en la calidad de persona y no en las limitaciones de ésta.

Pero también Wikipedia menciona que términos como discapacitado o referirse directamente a alguien como ciego o sordo son poco aceptados socialmente, pero gramaticalmente correctos. La Real Academia de la Lengua Española define como discapacitado a quien “no puede realizar ciertas actividades debido a la alteración de sus funciones intelectuales o físicas” y aunque en 2005 hubo un intento por desterrarla del vocabulario, en la mayor parte de los diccionarios sigue apareciendo esta palabra.

Para los tipos de discapacidad el caso es similar, pues Wikipedia lidera la búsqueda y enlista 4 tipos de discapacidad: física o motora, sensorial, psíquica, e intelectual y mental. Sus referencias son la Escuela de Geriatría de la Pontificia Universidad Católica de Chile y la Universidad de Salamanca. Esta clasificación puede resultar obsoleta si se toma en cuenta que el término “mental” ha sido sustituido por el de psicosocial.

Cabe aclarar que no sólo se trata de una sustitución gramatical, pues la discapacidad psicosocial engloba a aquellas personas “con diagnóstico de trastorno mental que han sufrido los efectos de factores sociales negativos, como el estigma, la discriminación y la exclusión”. Los autores de Wikipedia no toman en cuenta este cambio de palabras y definiciones, por lo tanto pueden pasar desapercibidos en la consulta de algún usuario interesado en el tema.

¿Cómo se dice personas discapacitadas o con capacidades diferentes?

La respuesta a esta pregunta se encuentra más o menos delineada en los párrafos de la anterior consulta, sin embargo vale la pena revisar qué dice el buscador Google cuando algún usuario quiere saciar su curiosidad. Al teclear la pregunta y pulsar enter, el primer resultado echa por tierra cualquier intención de utilizar los dos conceptos que la conforman, pues claramente señala que el término correcto es “personas con discapacidad”.

Aunque la definición que se toma como soporte es la de la Convención, el resultado se obtiene de la página disiswork.com, una plataforma que ayuda en la búsqueda de empleo a personas con discapacidad. Los resultados que le siguen también son de organizaciones de la sociedad civil y algunas de tipo internacional, pero ninguna de alguna institución que pueda considerarse oficial. Al igual que en el caso anterior, los usuarios deben conformarse con definiciones retomadas o recicladas de documentos oficiales.

Posterior a ello se encuentran guías de uso correcto del lenguaje, algunas editadas por instituciones gubernamentales como las de Chile o México. En esos documentos aparecen una serie de lineamientos para dirigirse de forma adecuada a las personas que viven con alguna condición. La más reciente es la que desarrolló el Consejo Nacional para el Desarrollo e Inclusión de las Personas con Discapacidad (CONADIS) y que retoma la cadena Televisa.

En ese mismo texto del medio de comunicación, se menciona que el término “capacidades diferentes” se popularizó en México durante el sexenio del presidente Vicente Fox (2000-2006). Fue dos años después de ese periodo gubernamental que la Convención vería la luz y se sentarían las bases para una nueva forma de activismo. Sin embargo, hasta una década después (en 2016) fue cuando el Senado de la República Mexicana sacó este término de la legislación correspondiente.

¿El autismo es una discapacidad?

El primer resultado que arroja esta búsqueda es un contundente NO. La información proviene del portal Understood, conformado por 15 organizaciones sin fines de lucro que buscan ayudar a padres de hijos que enfrentan dificultades de aprendizaje. El artículo que da la negativa a esta pregunta fue escrito por Bob Cunningham, maestro en educación con experiencia en temas de discapacidad y aprendizaje, miembro del National Center for Learning Disabilities.

Al dar clic a ese texto se aprecia que Cunningham hace una distinción entre el autismo y las discapacidades del aprendizaje, pues el primero es sólo una categoría dentro de las 13 condiciones que reconoce la Ley para la Educación de Individuos con Discapacidades (en inglés IDEA), de los Estados Unidos. Ésta busca asegurar que los niños que vivan con alguna condición considerada como discapacidad, tengan una educación pública gratuita y adecuada, pero el autismo no figura como tal.

Sin embargo en el siguiente resultado de Google, la respuesta a si el autismo puede considerarse una discapacidad tiene una variante. Ésta proviene del sitio español Autismo Madrid y es mesurada pues señala que hay casos en los que algún trastorno del espectro autista tiene relación directa con el concepto de discapacidad. El sitio es muy claro al asegurar que para que esta relación se dé, debe existir la valoración de expertos y de un seguimiento periódico.

La presencia de la Organización Mundial de la Salud  en Google se da al final de la página 1 y dirige a un sitio de preguntas frecuentes sobre el autismo. La pregunta número 3 contribuye a dar respuesta a la relación entre autismo y discapacidad y en ella se asegura que alrededor del 50% de personas con trastornos del espectro autista también pueden vivir con alguna clase de discapacidad intelectual.

¿Cuándo se considera a una persona con discapacidad?

Esta pregunta podría suponer enterarse de los “requisitos” que debe cumplir una persona para clasificar como alguien con discapacidad. Lo anterior es una duda frecuente entre la población pues, para acceder a beneficios gubernamentales como becas o pensiones, las instituciones exigen un certificado que compruebe la discapacidad del solicitante.

Sin embargo los resultados que arroja Google son -nuevamente- definiciones obtenidas de documentos oficiales pero retomadas por medios de comunicación y organizaciones de la sociedad civil. Es en la parte inferior de la página 1 cuando aparece una clasificación, que si bien data de 2016, es la única que cuenta con las características que sugiere la pregunta detonante.

Esta contribución proviene del sitio Sunrisemedical, en el que nuevamente se toma como punto de partida la legislación española y se menciona el concepto “grado de discapacidad” para señalar quienes pueden ostentar el “título” de persona con discapacidad. Además señala que para determinar este grado se utilizan varias metodologías, destacando el Índice de Barthel, que valora el nivel de independencia de un individuo de acuerdo a una puntuación por la asistencia que éste recibe.

En la imagen se muestra que en diciembre hay un salto en la búsqueda de información sobre discapacidad, lo que coincide con la conmemoración del Día Internacional de las Personas con Discapacidad (3 de diciembre). El resto del año las búsquedas son bajas
En la imagen se muestra que en diciembre hay un salto en la búsqueda de información sobre discapacidad, lo que coincide con la conmemoración del Día Internacional de las Personas con Discapacidad (3 de diciembre). El resto del año las búsquedas son bajas. Fuente: Google Trends

Además de estos resultados que se presentan, se consultaron las tendencias, es decir la frecuencia con la que se realizan las búsquedas. Los resultados muestran que esta clase de conceptos y preguntas tienen una alza durante los meses de marzo, abril y diciembre, que coinciden con las conmemoraciones del Síndrome de Down, el Autismo y el Día Internacional de la Discapacidad respectivamente. El resto del año la búsqueda reporta niveles bajos o inexistentes.

En contraste a estos resultados, los seguidores de este blog respondieron a una encuesta en Twitter en la que señalan que sus búsquedas están orientadas a servicios, investigación, organizaciones, algunas definiciones y otros ámbitos. Vale la pena resaltar que se trata de una audiencia especializada o con necesidades específicas que ya resolvieron la parte básica de un usuario común.

Es interesante también que sea Wikipedia una de las primeras fuentes de consulta, si bien es uno de los 10 sitios más visitados a nivel mundial, en el tema de discapacidad sigue quedando corto. Cuando esto sucede, la fundación Wikimedia suele organizar reuniones entre redactores para mejorar el contenido de esta enciclopedia colaborativa, sin que hasta el momento se tenga registro de alguno destinado completamente al tema de discapacidad.

Es verdad que la red es una de las fuentes primarias de conocimiento en el mundo moderno, una construida por los usos y costumbres de quienes la utilizan constantemente. El orden de los resultados de Google se compone del número de visitas a un sitio (entre otros factores), lo que permite deducir la falta de trabajo en el tema de discapacidad, al ser otros medios y no organizaciones oficiales los que encabecen la lista, y los retos a los que se enfrenta un usuario por descubrir más de esta área de la que, lo poco que se sabe, permanece escondido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.