El origen del Día Internacional de las Personas con Discapacidad

¿Por qué se celebra el Día de las Personas con Discapacidad el 3 de diciembre? ¿Existe alguna razón para haber elegido ese día y no cualquier otro del año? ¿Se debe felicitar o simplemente publicar algo alusivo? Estas preguntas y otras más suelen alimentar la conversación cuando se acerca el fin de año, lo más importante es que tienen respuesta y debe conocerse.

El primer dato para tener en cuenta es que se trata de una conmemoración que se originó en 1992, pero fue hasta 5 años después, en 1997, que comenzó a tener una activa difusión. La propuesta de esta fecha se dio gracias a una iniciativa de la Asamblea General de las Naciones Unidas y cada año tiene un enfoque distinto para hacer visible alguna problemática en particular.

Algunos de los datos que suelen destacarse ese día es el número de personas con discapacidad que hay alrededor del mundo y otros de corte estadístico, mientras que en redes sociales se utilizan algunos hashtags para posicionar el tema. Sin embargo, esta conmemoración tiene una historia interesante que debería hacer que su efecto dure más de un día.

¿Por qué se celebra el Día de las Personas con Discapacidad?

En la década de los 80 se consolidaron grandes movimientos sociales, otros se diluyeron y algunos más emergieron en el panorama. También se considera un periodo de tiempo influyente en el mercado comercial y de la moda, en el que el cine estadounidense de fórmula y propaganda tuvieron su apogeo. Con todo esto como fondo, las Naciones Unidas celebraron el Año Internacional de las Personas con Discapacidad.

Fue en 1981 cuando se dio la celebración y un año después, en 1982, se aprobó el Programa de Acción Mundial para los Impedidos un 3 de diciembre. Mientras esta disposición internacional tomaba forma, en Estados Unidos se creó la Organización Nacional de la Discapacidad (NOD, por sus siglas en inglés) y se produjeron dos sentencias que modificaron las circunstancias de este sector de la población: una sobre esterilización forzada (Capítulo 34-B) y otra sobre evaluaciones psiquiátricas en procesos judiciales (Estelle vs Smith).

En México, el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) cumplía su primer lustro y ya contemplaba en sus objetivos la protección a la población con discapacidad (referida en ese momento como incapacitados o minusválidos). Ante estas y otras iniciativas alrededor del mundo, los Estados parte de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) acordaron celebrar el Decenio para los impedidos (1983-1992).

Una vez concluido este periodo de tiempo, se decidió instalar de manera permanente un día para conmemorar a la población con discapacidad (término que ya comenzaba a utilizarse en Estados Unidos, dejando atrás el de “handicap”) y, en el mismo año de la firma del Tratado de Libre Comercio (NAFTA por sus siglas en inglés), surgió el Día Internacional de las Personas con Discapacidad.

Conmemorar o celebrar: la gran disyuntiva

En este día, al igual que otros centrados en un grupo en situación de vulnerabilidad (mujeres, infancias, etc.), surgen dudas sobre la reacción que deben provocar en el resto de la población. Por un lado, están quienes colman de felicitaciones al sector en cuestión, mientras que otras personas llaman a apartar los sentimentalismos y dar paso a la conmemoración argumentando que “no hay nada que celebrar”.

Más allá de discutir quién tiene la razón, debe aclararse que los días internacionales sirven para sensibilizar a la población en general con respecto a algún tema específico. En este caso se busca que la situación de las personas con discapacidad obtenga protagonismo para que sea incluida en las agendas social, política y hasta económica de los Estados que forman parte de la Organización.

Los días internacionales vienen acompañados de una temática específica, misma que cambia cada año para dar prioridad a alguna de las áreas que se considera prioritarias. De esta manera, el Día Internacional de las Personas con Discapacidad ha incluido en su agenda la accesibilidad, la cultura, el deporte y hasta la eliminación de barreras para la inclusión laboral. Se sugiere que las actividades que se realicen ese día contemplen el tema propuesto.


Te recomendamos leer también:

De esta manera se espera que, por lo menos una vez al año, las necesidades de la población que vive con alguna discapacidad formen parte de la discusión general. En cada rincón de los Estados Parte se realizan actividades informativas, académicas y culturales que buscan hacer eco de estas disposiciones y la manera en la que se adaptan a sus distintas latitudes.

También los medios de comunicación se hacen presentes en un esfuerzo de difusión que no tiene comparación con la cobertura realizada el resto del año, sin dejar de mencionar a los mandatarios de ciudades y naciones que vuelcan su atención a este sector de la población en eventos oficiales.

La conmemoración o celebración del Día Internacional de las Personas con Discapacidad seguirá siendo una constante hasta que la inclusión de este sector de la población sea costumbre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .