El programa “Adopta a un abuelo” llega al ámbito digital para ofrecer acompañamiento a adultos mayores durante la etapa de aislamiento por COVID-19. En Reino Unido se reporta la cifra de más de 28 mil voluntarios que se han sumado a esta iniciativa para llevar compañía a los abuelos y abuelas que puedan experimentar soledad durante la contingencia.

La idea es promover un espacio de interacción intergeneracional, pues se busca que las infancias y juventudes aporten sus conocimientos tecnológicos a los adultos mayores durante conversaciones y momentos agradables. La respuesta al llamado ha superado las expectativas, pues las edades del voluntariado abarcan rangos que alcanzan hasta los 76 años.

Para el buen funcionamiento del programa, quienes se apunten al voluntariado deben responder un breve cuestionario sobre sus aficiones y gustos; esto facilita la selección del abuelo indicado para el “adoptante” ideal. Posteriormente se ofrecen sesiones introductorias para que, tanto abuelos como voluntarios, sepan utilizar las herramientas de comunicación. Las visitas son supervisadas por profesionales.

La medida resulta beneficiosa para los adultos mayores, pero también para los voluntarios. Mientras los primeros pueden aminorar la soledad que experimentan durante la etapa de confinamiento, así como aprender sobre herramientas digitales para la comunicación, los segundos encuentran una posibilidad de repartir afecto genuino al percibir la actividad como algo emocionalmente positivo.

Al respecto, los organizadores han detectado que quienes se apuntan al programa comparten testimonios enternecedores. Muchas personas se unen para hacer por este grupo de adultos mayores lo que les gustaría hubieran hecho por sus abuelos, mientras otros recuerdan su etapa de crianza y cómo estos seres les ofrecieron cuidados durante su infancia.

Los adultos mayores son uno de los sectores de la población vulnerable a la pandemia COVID-19, de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud, así como uno de los más afectados en la tasa de letalidad que se reporta periódicamente.

La reinvención de iniciativas como “Adopta a un abuelo” contribuyen a mejorar la calidad de vida y salud mental de los más longevos del hogar.