Para que el boletín de Todo Incluido funcione, además de una selección adecuada de contenidos, debe llegar a todas las audiencias. Por esa razón nos hemos dado a la tarea de mejorar en cada edición con el fin de que cualquier tipo de usuario hispanoparlante pueda consultarlo libremente. Y si bien factores como el diseño y la redacción son fundamentales, la misión principal fue volverlo accesible.

Y aunque suena a una misión titánica, tomando en cuenta que la accesibilidad se relaciona con las grandes construcciones o las adecuaciones al espacio público, sólo hacen falta una serie de adecuaciones para que este canal de comunicación tenga lo que se necesita para que un usuario con discapacidad visual, por ejemplo, pueda informarse de manera rápida y eficaz ¿Cómo lograrlo? Vamos por partes

Qué es un newsletter o boletín informativo

Un newsletter es una publicación que se envía a través del correo electrónico a una base de suscriptores o afiliados. Su objetivo es informar sobre las últimas noticias o información de interés acerca de un sector, aunque algunos lo utilizan también para la venta directa de servicios y/o productos. El principal beneficio es que el contenido generado llega directamente a los usuarios con sólo revisar la bandeja de entrada.

Cómo hacer un newsletter con imágenes accesibles

La estructura tradicional de un newsletter incluye texto e imagen, pues debe contener información gráfica y escrita que sea atractiva para los suscriptores. Por ejemplo, el boletín diario del periódico The New York Times evoca a aquellos medios de antaño con grandes letras y noticias destacadas acompañadas de imágenes impactantes o lo suficientemente explícitas para acompañar la información.

Para que estas puedan ser apreciadas por una audiencia con discapacidad o debilidad visual deben llevar un texto alternativo (alt) que describa el contenido de las mismas. En este enlace a nuestro canal de YouTube encuentras un video que te explica cómo incluirlo en tus imágenes, pero te adelantamos que se trata de un texto breve y específico que describe puntualmente lo que aparece en la imagen. A continuación te damos un ejemplo:

La imagen muestra a personas protestando. Para un texto alt correcto debes guardarla como protestas.png y en texto descriptivo colocar «gente protestando»

Pero también debes tomar en cuenta que un newsletter debe dar tan sólo una probadita de la información para que los suscriptores la consulten de manera extensa en tu sitio web o portal de noticias, por lo tanto olvídate de colocar texto encima de las imágenes o de compartir infografías, algunos lectores como JAWS no pueden descifrarlas y harás que se pierda el tiempo y no se consulte tu información.

Un buen consejo es colocar los datos de la imagen con texto, por ejemplo: Si en la imagen se aprecia un flyer con el que se invita a la gente a un concierto, en lugar de dejar la imagen y describirla en el texto alt como “flyerconcierto.jpg”, coloca los datos en texto (horario, lugar, costo) de tal manera que todos los usuarios puedan consultarlos y, con suerte, asistirán al evento que se ha planeado.

Agregar enlaces para llevar de tu newsletter a información externa

La leyenda “haz clic aquí” es común para indicar que el usuario puede presionar sobre el texto y lo llevará a otra dirección electrónica, lo que generalmente se conoce como hiperconexión. Sin embargo, para un newsletter que se precia de ser accesible debería contener otro tipo de elementos que lo hagan descriptivo. Por esta razón, desde la edición 4 de nuestro boletín, colocamos la leyenda “Enlace a la nota” para realizar la distinción con el resto del texto.

La Universidad de California State recomienda también que se incluyan datos adicionales para distinguir dos enlaces que pueden conducir a información similar. Por ejemplo, si dos notas que aparecen en el boletín del New York Times tienen consejos sobre el cuidado del agua, pero una fue escrita por John Smith (que es un activista medioambiental) en diciembre, y otra por John Smith (que es un científico destacado) en 1980, el enlace descriptivo debe ser escrito de la siguiente manera:

“Enlace a la nota del cuidado del agua escrita por el científico John Smith”

o bien puede incluirse la fecha

“Enlace a la nota del cuidado del agua publicada en 1980”. 

¿Qué color elegir? Una decisión importante para tu newsletter

Como cualquier material de comunicación, un newsletter debe conservar la imagen corporativa o institucional de quien lo emite. En el caso de Todo Incluido, los colores que elegimos usualmente son el amarillo y el blanco, relacionados con el bienestar y la paz según la psicología del color. Cuando los trasladamos a nuestro boletín semanal decidimos dejarlos solamente en la imagen de cabecera (que lleva su respectivo texto alt).

El cuerpo del boletín tiene un contraste 4.5:1 que, de acuerdo con la W3Org, incluye un balance entre texto de tamaño apto para la lectura y una escala de colores bicromática (dos colores). De preferencia el fondo debe ser blanco y la fuente de un color que permita distinguirse con facilidad. Si tienes duda, verifica en WebAIM el nivel de contraste para que hagas los ajustes necesarios y sólo te preocupe cuándo publicar.  Este enlace te lleva al verificador.

Últimos tips para tu newsletter

  • Prueba tus textos con JAWS o VoiceOver
  • Revisa el contraste de color
  • Verifica que los enlaces a los que dirige no estén rotos
  • Recuerda que puedes incluir emojis, éstos pueden leerse con JAWS o VoiceOver

Comienza a enviar correos electrónicos más accesibles con estos lineamientos y tendrás suscriptores más informados y que valorarán mejor los contenidos que compartes. Pero si tienes más recomendaciones que no hemos incluido, déjanos saberlo en los comentarios para que todo lo que tenemos que informar llegue a todas las personas.