La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró pandemia al Coronavirus y varias naciones del mundo han tomado medidas radicales para el aislamiento de su población con el fin de protegerla, como el más reciente bloqueo aéreo de Estados Unidos o la declaración en cuarentena de El Salvador e Italia. La información sobre este padecimiento sigue siendo escueta y confusa para la población en general, lo que ha provocado caos e incertidumbre, especialmente en personas con ansiedad.

De acuerdo con el artículo que publica el Washington Post, “Lo que los temores al Coronavirus le están haciendo a las personas con trastornos de ansiedad”, las personas con alguna condición psicosocial (como la ansiedad) comienzan a presentar síntomas de desesperanza y temor ante las implicaciones del covid-19. Las consecuencias de esto se traducen en ataques de pánico o somatización de la enfermedad, lo que comúnmente se conoce como hipocondría.

Pero la ansiedad es algo más que un comportamiento ante una catástrofe o problemática social con la que cualquiera podría llegar a identificarse. Se trata de la sexta causa de discapacidad laboral en el mundo y se calcula que más de 260 millones de personas en el mundo viven con esta condición. Dentro de las vivencias cotidianas de este sector de la población está el enfrentarse a taquicardias, insomnio, irritabilidad, entre otras características.

Ante esta situación, la OMS ha desarrollado una serie de recomendaciones que pueden servir para “evitar la ansiedad”, refiriéndose al comportamiento que puede producirse en cualquier persona y no a la condición con la que viven millones en el mundo. Sin embargo, los puntos que pueden rescatarse incluyen el no atribuir la presencia del covid-19 a etnias o personas específicas, así como evitar caer en las provocaciones de la información falsa y, en cambio, seguir las de los organismos oficiales.

En la imagen, una mujer utiliza cubrebocas. Este método se recomienda para evitar el contagio de coronavirus ante tos y estornudos.

Junto con estas recomendaciones, vienen también las de tipo médico que incluyen el extremar precauciones en higiene y mantenerse lejos de aglomeraciones. Una de las formas de contagio del coronavirus es a través de la tos y el estornudo, por lo que se recomienda establecer una distancia de por lo menos 1 metro entre persona y persona; también es importante tomar en cuenta que los principales afectados son adultos entre 45 y 56 años, y que los casos en infancias han sido mínimos.

Si una persona vive con ansiedad o cualquier tipo de discapacidad psicosocial, debe acercarse a dependencias de salud oficiales para conocer los síntomas del covid-19 y la forma en que puede prevenirse, evitar escuchar o seguir noticias sensacionalistas, y procurar mantener la rutina habitual. Expertos también consideran que puede verse una película o jugar algún juego para ejercitar la mente y buscar dormir una cantidad de tiempo considerable. Si eso no fuera suficiente, debe buscarse la ayuda de un profesional para sobrellevar el vivir con ansiedad y estar en medio de una pandemia.

En caso de necesitar más información (verificada), pueden checarse los siguientes enlaces: