La vuelta de Operación Triunfo trae consigo uno de los castings más potentes del que se tenga registro en el talent. Dentro de los 16 seleccionados, destacan también las ganas de contar una historia sobre sí mismos para conectar con la audiencia y hacerse un hueco en la industria musical. Historias como la de Samantha y su peculiar tatuaje.

Detrás de su oreja aparece un icono de silencio que revela una característica más de su personalidad: Samantha vive con hipoacusia neurosensorial. Lo hizo público desde el primer casting al que asistió, señalando que tiene una pérdida del 60% de audición, pero mucha confianza en sí misma. Esto quedó demostrado cuando interpretó “Que tinguem sort” en la Gala 0 del popular programa español y le valió un lugar como “triunfita”.

Su relación con la música va más allá de un acto de fe, como ella insiste en asegurar, pues es una intérprete todoterreno que lleva un camino recorrido con estudios en piano, canto, además de tocar el ukulele y la guitarra de manera autodidacta. La pregunta que se hacen varias personas es ¿cómo logra hacer música con apenas un 40% de audición? Vamos a conocer un poco más de esta condición para responder la pregunta.

¿Qué es la hipoacusia sensorial?

La hipoacusia sensorial es una condición en la que el sonido se transmite correctamente a través del oído externo y medio, pero localiza su limitación en el oído interno. Puede presentarse con la edad, pues con el paso del tiempo van desapareciendo ciertas capacidades, pero también puede detectarse desde el nacimiento (como en el caso de Samantha) que se produce por un desarrollo atípico durante la formación del feto o de manera hereditaria.

La hipoacusia puede ser leve, por lo que es común ver a personas que viven con ella utilizar audífonos o implantes. Sin embargo, esto no es posible cuando el diagnóstico es profundo pues las herramientas auditivas sólo magnificarían el sonido y le quitarían claridad. Samantha lo explica cuando asistió al casting de OT 2020 y dijo que utilizaba los audífonos para comunicarse con cualquier persona, pero que para cantar debía prescindir de ellos y utilizar in-ears.

Con ese apoyo es posible verla cantando en las galas del popular talent show, que se emite en Televisión Española y a través de distintas redes sociales, además de desenvolverse de manera natural gracias a la lectura de labios. Mientras la triunfita se declara experta en este ejercicio, vale la pena recordar que quienes no realizan esta práctica o no son candidatas a un implante, deben comunicarse a través del lenguaje de signos español (en este caso).

También hay que resaltar la diferencia entre los audífonos que utiliza Samantha y lo que se conoce como “implante coclear”. Mientras la concursante puede optar por una u otra herramienta para tener la sensación del sonido, el implante coclear es un dispositivo electrónico que se coloca en el oído medio a través de cirugía y convierte las ondas sonoras en impulsos eléctricos que son enviados al cerebro para que puedan ser decodificados.

Samantha se posiciona dentro del concurso y fuera de él: fue vocalista de un grupo en su natal Valencia y además tiene un lado político al declararse independentista. De momento no se reporta que requiera un ajuste para su estadía en la Academia de Operación Triunfo, la cual ya se había acercado a la comunidad sorda con el lanzamiento del himno de la edición 2018 en lenguaje de signos.

¿Será que Samantha, con todo y su tatuaje, se alza como ganadora de esta edición?

Anuncios