Cuando yo era más joven, muchas veces llegué a sentir y pensar que haber adquirido una discapacidad era una especie de maldición que no merecía, porque simplemente el hecho de no poder caminar (en mi mente) SIGNIFICABA QUE COMO SER HUMANO YO YA NO TENIA…