La decisión de ver Los Simpson es una que debe tomarse sabiendo que no hay vuelta atrás. La incomodidad que causa la familia amarilla es tanta que ha generado protestas alrededor del mundo, pero al mismo tiempo ofrece diversión y entretenimiento a millones de fanáticos…