Me siento en la obligación de iniciar este escrito con una frase que funciona incluso como declaración de principios: no soy mujer. Parece absurdo y un poco tonto que haga una afirmación (en forma de negación) como ésta, pero resulta importante porque la conversación que…